4734 km: solidaridad con Alepo

4734 km: solidaridad con Alepo

Nizar-Ali-Badr
Obra del artista sirio Nizar-Ali-Badr.

 

4734 kilómetros es la distancia que separa la Gran Mezquita de Alepo de la Puerta del Sol de Madrid. Si los recorriéramos por tierra atravesaríamos la antigua Yugoslavia, que en los años noventa estremeció al mundo de la misma manera que ahora lo hace Siria.

En las últimas semanas hemos asistido a los ataques finales de las fuerzas del régimen de Bashar al-Assad para la recuperación de Alepo. Tras muchas discusiones, el Consejo de Seguridad aprobó el pasado 19 de diciembre una Resolución encaminada a asegurar el acceso personal humanitario a la zona más castigada por el enfrentamiento y el despliegue de observadores internacionales a la zona oriental de la ciudad.

Análisis geoestratégicos aparte, y en medio de la confusión sobre la evacuación, la presencia de periodistas en la zona acerca a nuestras sociedades la miseria a la que tiene que hacer frente la población civil. Golpeadas por la guerra, miles de personas luchan por sobrevivir viendo cómo sus derechos más básicos son vulnerados. No perdemos de vista que nos enfrentamos a una realidad global, que afecta a poblaciones de otros muchos países de oriente Medio y África. Tampoco que en nuestra frontera sur, en Ceuta y Melilla, se atenta contra el derecho de asilo y las personas migrantes y refugiadas sufren todo tipo de abusos.

Desde la Red de ONGD de Madrid nos sumamos a la preocupación que la sociedad civil internacional está mostrando. Además de un apuesta clara por la paz y el respeto del Derecho Internacional Humanitario, exigimos a los gobiernos, en especial de la UE, políticas adecuadas de acogida de las personas que huyen de este infierno. Nos sumamos a las campañas de nuestras entidades que presionan para que se produzca un reasentamiento digno de personas refugiadas, y la especial protección de mujeres y menores. Participamos de manera activa en el espacio colaborativo “Refugio por Derecho Madrid” en la búsqueda de soluciones desde lo local. Sabemos que sólo así se puede hacer frente a desafíos globales como la situación en Siria, que estos días nos muestra su rostro más crudo en las historias personales que llegan de Alepo. A pesar de los 4734 kilómetros de distancia, no debemos olvidar que desde Madrid es mucho lo que podemos hacer para poner fin a esta tragedia.

Por último, y en relación a los últimos ataques terroristas, exigimos a nuestros representantes políticos que midan sus palabras y se abstengan de reproducir mensajes xenófobos que para nada reflejan el espíritu solidario y tolerante de la ciudadanía.

Comparte