GOBIERNOS CÓMPLICES DE LA VIOLENCIA

GOBIERNOS CÓMPLICES DE LA VIOLENCIA

publicado en: 2014, Histórico, La RED se mueve | 0

De acuerdo con distintos organismo internacionales, a pesar de los avances que hemos experimentado las mujeres en materia de igualdad, existen todavía tres ámbitos en los cuales es necesario seguir actuando: la autonomía económica, la autonomía para el control del cuerpo y la sexualidad y la autonomía para la participación política, todos ellos interrelacionados. ¿Cómo garantizar estas formas de autonomía en entornos que siguen siendo profundamente violentos y discriminatorios hacia las mujeres? Una vía necesaria es invertir en políticas públicas destinadas a generar cambios culturales que repercutan en cada persona, en las relaciones que establecen con las y los demás y que también repercutan en la sociedad, en sus instituciones y en los programas y políticas que éstas implementan. ¿Qué ha sucedido, sin embargo, en los últimos años?

El Estado y el gobierno autonómico, redujeron drásticamente su inversión en políticas públicas para la igualdad, para promover la autonomía de las mujeres y su participación en iniciativas de desarrollo mientras, en cambio, se esfuerzan por construir un discurso que convenza a la ciudadanía de que tales inversiones ya no son necesarias puesto que son evidentes los avances de las mujeres en esos tres ámbitos. Esto, a pesar de que la realidad se empeña en arrojar indicadores que demuestran exactamente lo contrario tanto en España, como en los países más pobres. Empecinarse en esta ceguera empobrece a las mujeres y las expone a distintas formas de violencia, no sólo física, sexual o psicológica, también a formas de violencia económica, cultural y social y convierte a los gobiernos en cómplices de la violencia, la desigualdad y la discriminación que continúan sufriendo las mujeres.

El compromiso de un gobierno con la eliminación de la violencia hacia las mujeres sólo puede demostrarse de una manera: por la cantidad de recursos que invierte en ello. Por eso adquiere especial relevancia la iniciativa Elijo Solidaridad que exige al gobierno de la Comunidad de Madrid, congruencia con los compromisos firmados a nivel autonómico e internacional y respeto hacia las mujeres y la sociedad. Entonces será cuando de verdad creamos que a este gobierno le importan las mujeres, le importa la igualdad, la justicia y la democracia. Hasta entonces no le creeremos.

Roxana Volio. Consultora Internacional en Género y Desarrollo

Comparte