La investigación científica, punto de partida para erradicar la pobreza

publicado en: Actualidad | 0

La erradicación de la pobreza continúa siendo uno de los mayores problemas mundiales, tal y como quedó patente en la última Asamblea General en las Naciones Unidas al aprobar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible con el lema leave no one behind (no dejar a nadie atrás). Fue un encuentro alabado y mediático que atrajo la atención de todos los organismos internacionales que combaten la pobreza —entendida en su multidimensionalidad— y, sin embargo, se echó de menos un factor imprescindible: la investigación.

Sin investigación rigurosa y de calidad no se podrá acabar con la pobreza. Gracias a ella y a las rigurosas e innovadoras metodologías que se están aplicando en el mundo del desarrollo se ha llegado al origen de problemas concretos que obstaculizan el crecimiento de las personas y de las naciones.

A modo de ejemplo, cabe mencionar el estudio que la economista francesa Esther Duflo, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2015, llevó a cabo junto con su equipo de investigación deAbdul Latif Jameel Poverty Action Lab con una metodología revolucionaria —RCT random control trial— sobre por qué los niños no acudían a la escuela en Kenia. Frente a las respuestas lógicas que pueden acudir a la mente de cualquiera —trabajo infantil, rechazo de sus padres por la educación o largas distancias entre el hogar y el colegio— la investigación concluyó que el principal escollo era la diarrea. Queda claro que cualquier esfuerzo que se invirtiese en otra línea resultaría ineficaz si no se resolvía primero ese problema concreto: para obtener resultados, la inversión en educación tenía que ir acompañada de una inversión en sanidad.

Este constituye un ejemplo claro de la multidimensionalidad de la pobreza y la interconexión entre sus diferentes facetas: inseguridad, desnutrición, desempleo, enfermedades… Leer +

Comparte