Nuevo Plan de Cooperación de la Comunidad de Madrid: un instrumento insuficiente

Nuevo Plan de Cooperación de la Comunidad de Madrid: un instrumento insuficiente

La Comunidad de Madrid ha aprobado en la Comisión de Políticas Sociales y Familia un nuevo Plan General de Cooperación para el período 2017-2020. Este instrumento, que sirve para orientar la política pública de cooperación en los próximos cuatro años llega con retraso, cinco años después de que acabara el anterior, vigente de 2008 a 2012.

Desde entonces, las ONG de Desarrollo madrileñas hemos denunciado reiteradamente el desmantelamiento de esta política, que tuvo en la crisis económica la excusa perfecta para un recorte de más del 90%. Con el nuevo Gobierno de Cristina Cifuentes se lanzaron algunas promesas que permitían pensar en una relativa recuperación. Sin embargo, la realidad ha sido diferente y en los últimos dos años la Ayuda Oficial al Desarrollo ha permanecido en una situación de abandono que nos sitúa como la peor Comunidad Autónoma del Estado español. Un ridículo 0,02% dedicado a ayudas puntuales de emergencia. Todo lo contrario a una política pública de cooperación basada en una visión a largo plazo de los procesos de desarrollo, apoyada en una línea de educación para la ciudadanía global, y que apueste por alcanzar el 0,7% reclamado por Naciones Unidas.

Después de continuas acciones de protesta encabezadas por la Red de ONGD de Madrid, se ha dado respuesta a una de nuestras principales demandas: la elaboración de un Plan General cuatrienal. Estos son los motivos por los que creemos que este primer paso es insuficiente:

Sin consultar a las ONGD. Desde la fase de aportaciones a un borrador de “Estrategia” que se trabajó en 2015 (y que quedó en nada), no hemos participado en la elaboración de ningún documento estratégico de cooperación de la Comunidad de Madrid. No es cierto que este Plan “ha sido elaborado con aportaciones de organizaciones no gubernamentales de desarrollo (ONGD)”, tal y como ha anunciado la Consejería.

Sin apenas recursos. La previsión económica para este período, 2017-2020, es de 13,45 millones en total. Se describe un aumento anual insignificante que nos mantendrá como uno de los peores porcentajes autonómicos. Unas cifras vergonzosas que en el mejor de los casos, en 2020, solo asigna 4,4 millones. Esta cantidad todavía queda lejos de los 5 millones que las ONGD pedíamos como mal menor para este 2017, y como base para una recuperación más ambiciosa. Que quede claro, sin una apuesta por aumentar los fondos de manera significativa, este instrumento pierde todo su sentido.

El momento en el que vivimos está determinado por las crecientes desigualdades globales, y la cooperación descentralizada ha demostrado ser una poderosa herramienta para actuar desde lo local. En décadas pasadas, la vida de miles de personas en todo el mundo ha mejorado gracias a proyectos impulsados desde la Comunidad de Madrid. Hoy, ya no reciben nuestra ayuda.

Por último, queremos insistir en que este Plan no ha sido aprobado por la voluntad política de este Gobierno, sino por la presión de las organizaciones de desarrollo apoyadas por la ciudadanía. A pesar de la apatía de quienes nos gobiernan, seguiremos defendiendo una política pública que apueste por la justicia global y los derechos humanos en todos los lugares del mundo. 

Red de ONGD de Madrid

 

 Conoce más sobre la defensa de una política pública de cooperación en la Comunidad de Madrid en #CooperaciónAbandonada.

Comparte