Posicionamiento de la Red de ONGD de Madrid frente a la actual emergencia sanitaria

Posicionamiento de la Red de ONGD de Madrid frente a la actual emergencia sanitaria

#YoMeQuedoEnCasa

Ante la situación que está viviendo actualmente la región de Madrid debido a la pandemia declarada por el COVID 19 y que está repercutiendo de una manera más dura a las personas más vulnerables (tanto en nuestra región como en otras partes del estado español y del mundo) la Red de ONGD de Madrid hace las siguientes reflexiones:

  • El COVID19 nos ha mostrado, de nuevo, algo en lo que veníamos insistiendo desde las ONGD: vivimos en un mundo global. Y en esta aldea global ya no hay problemas solo locales, los problemas se han universalizado y así tienen que ser las soluciones que se propongan: universales. Frente al lema de piensa globalmente y actúa localmente, proponemos paso más: nuestras acciones deben tener ahora también una mirada global. Y por eso cobra una importancia decisiva la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, una agenda que marca objetivos globales y que compromete no solo a los estados firmantes, entre ellos España, sino a todos los estamentos sociales para construir un mundo centrado en las personas y en el planeta. En este compromiso de actuar conjuntamente, nos preocupan los cierres de fronteras y los brotes nacionalistas y discursos xenófobos que están apareciendo. En estos momentos la prioridad debe ser aislar focos de contagio, compartir los recursos y los medios que cada uno tengamos y coordinar investigaciones conjuntas sobre la enfermedad.  Solo desde la cooperación internacional podremos vencer esta pandemia.
  • Una sanidad pública, gratuita y universal nos garantiza el derecho a la salud, y no solo en situaciones de emergencia sanitaria. Siempre hemos defendido los servicios públicos para garantizar el ejercicio universal de derechos humanos fundamentales y el acceso a recursos básicos que no podemos dejar en mano de los mercados como meras mercancías. Una sanidad universal, una educación de calidad, una alimentación saludable o un trabajo decente son derechos que debemos tener garantizados para crear y vivir en una sociedad más cohesionada, democrática e igualitaria. Y como derechos humanos universales y recursos básicos para la vida, los reclamamos para todas las personas en todas las partes del mundo. Pero no hay justicia social si no hay justicia fiscal. Una fiscalidad justa, suficiente y progresiva generará los recursos necesarios para mantener este estado de bienestar que es característicos de sociedades desarrolladas.  Los impuestos son la garantía de sostenibilidad del Estado de bienestar, pero en su sentido más progresivo, pagando quien más tenga y evitando el fraude fiscal.
  • Situaciones como estas hace evidente lo necesario que es defender el valor de lo colectivo frente al individualismo. Ante la emergencia sanitaria han surgido rápidamente redes y movimientos sociales de cuidados. Y aunque estas respuestas no nos deben hacer olvidar el papel que debe tener el estado para atender a las personas más vulnerables y no dejar nadie atrás, hay que tener en cuenta y valorar el papel de la sociedad civil y fomentar y apoyar los movimientos colectivos sociales de cuidados.

Cuando salgamos de esta situación, algo que haremos entre todos y todas, deberemos reflexionar sobre nuestras prioridades y cambiar nuestro sistema que está agotando el planeta, apostando decididamente por un desarrollo sostenible, sintiéndonos parte de la naturaleza, no superiores.

Por último, desde la Red queremos agradecer el trabajo del personal sanitario, por su entrega y lucha, así como al resto de profesionales que están cuidándonos para que podamos disponer de los recursos básicos necesario.

A todos y todas, GRACIAS.

#YoMeQuedoEnCasa

Comparte